06 de diciembre de 2016

Ya son más de cien los intoxicados en la cena aniversario de la Universidad

Ninguno de los casos reportados reviste gravedad. Continúan las investigaciones y las autoridades de la UNR no descartan medidas legales

A la secretaría de Salud Pública del municipio siguieron llegando ayer nuevos reportes de intoxicaciones entre los asistentes a la cena con la cual la Universidad Nacional de Rosario (UNR) festejó su 48º aniversario. Según señaló su titular, Leonardo Caruana, las notificaciones ya llegan a 106, aunque ninguno de los casos reviste de gravedad. Inspectores del Instituto del Alimento realizaron una larga auditoría en la empresa CEC Fisherton, responsable del evento, para determinar si se produjeron errores en la cadena de producción del menú que se sirvió el sábado pasado en el Espacio Cultural Universitario (ECU). Para el coordinador del servicio, el chef Marcelo Megna, “el gran error fue realizar la reunión en un espacio muy cerrado, sin aire acondicionado, donde hacía realmente muchísimo calor” (ver página 4).A través de un comunicado, las autoridades de la UNR advirtieron que el episodio puede tener su correlato en la Justicia. “La asesoría jurídica ha tomado cartas en el asunto y analiza los cursos de acción a seguir”, sostiene el escrito.Y señala que “hay notificaciones de 104 personas afectadas. Nadie ha sido internado y no se han relevado hasta el momento reportes de signos o síntomas de gravedad en ninguna de las personas afectadas”. Después se sumaron dos más.Además se indicó que el proveedor del servicio “CEC Fisherton S.A. / Aires Eventos Catering”, es una empresa dedicada al rubro que organiza habitualmente este tipo de eventos”. El rector Héctor Floriani indicó que instruyó a los abogados de la UNR, ya que “en el caso de tener que deslindar responsabilidades, la institución no puede hacerse cargo de una comida que puede haber estado de una forma no óptima” y lamentó que el episodio “opaque el brillo de lo que fue una reunión muy importante”.De la importante cena del sábado por la noche participaron 550 invitados, funcionarios, docentes, investigadores y concejales, que abonaron la tarjeta de 700 pesos, la cual incluía un hojaldre de salmón y pollo acompañado con una terrina de calabaza y cebolla, como plato fuerte. Durante la mañana del domingo, parte de los invitados se sintieron descompuestos, con diarrea, intenso dolor abdominal e incluso fiebre. Ese mismo día por la noche, Salud Pública sumaba 76 casos que requirieron de consejo médico, ayer los reportes llegaban a 106 .Si bien durante toda la jornada se aventuraron distintas explicaciones para la intoxicación masiva —si se trató de un germen o una bacteria, si se cortóla cadena de frío de algún alimento o más concretamente del plato servido con salmón—, los indicios de lo que puede haber sucedido son aún poco precisos. “Recién en 48 ó 72 horas tendremos los resultados de los coprocultivos. Entonces podremos ver si se aísla alguna bacteria que pueda estar relacionada con esos síntomas”, sostuvo el secretario de Salud municipal, y destacó que no se puede plantear qué alimento habría estado contaminado. “Generalmente con las altas temperaturas se recomienda tener cuidados más precisos con cremas, mayonesa, sándwiches o pescados. Pero no hay ningún indicio sobre lo que puede haber desatado este brote”, apuntó.Con el objetivo de evaluar si existió alguna mala praxis en el desarrollo del servicio, inspectores del Instituto Municipal del Alimento realizaron ayer una extensa auditoría en el edificio que CEC Fisherton tiene en Eva Perón al 8800. Según su inscripción en la Afip, la firma tiene como actividad principal “servicios de alquiler y explotación de inmuebles para fiestas, convenciones y otros eventos similares”, y secundariamente “expendio de comidas y bebidas en establecimientos con servicio de mesa y/o en mostrador”. La empresa comparte dirección y teléfonos con otra del rubro, Aires Eventos, que el sábado agradeció en su página web a la UNR por haberle confiado la cocina del festejo.La directora del instituto municipal, Susana Dueñas, apuntó que “la empresa cuenta con habilitación municipal y recibe inspecciones periódicas”. No obstante, apuntó que la visita de ayer obedeció a la necesidad de investigar “no sólo cómo se elaboraron los alimentos, sino la logística del lugar y el transporte y preparado de las comidas”.Los agentes municipales llegaron con órdenes de relevar todo el lugar, la salubridad de los espacios físicos y los protocolos para los procedimientos que se llevaron a cabo antes y durante el servicio. También, de ser posible, tomar muestras de remanentes de los alimentos que se llevaron a la mesa esa noche. Una vez que se completen las actas de las inspecciones y estén los resultados de laboratorio, se evaluará si cabe alguna sanción a la empresa.

Deja un comentario