25 de agosto de 2016

Todos al ataque

Edgardo Bauza, DT de la selección, adelantó que Pratto podría estar desde el inicio el jueves próximo con Uruguay junto a Messi, Higuaín y Di María.

Edgardo Bauza, entrenador de la selección nacional, le abrió la puerta ayer a la posibilidad de que Lucas Pratto sea uno de los atacantes frente a Uruguay, junto a Lionel Messi, Sergio Agüero y Angel Di María. “Esos cuatro jugadores no están lejos de que puedan jugar”, deslizó el Patón, quien convocó a Pratto, de gran rendimiento en Atlético Mineiro (Brasil), para la doble fecha de eliminatorias rumbo al Mundial de Rusia en la que el equipo argentino enfrentará a Uruguay y Venezuela. El flamante DT que reemplazó a Gerardo Martino comenzó a darle un toque distintivo, al menos desde el pensamiento inicial.
Sorprendió Bauza al sostener que podría apostar por cuatro jugadores de ataque y enseguida señaló que para ese posible planteo debe definir quién sería el acompañante de Javier Mascherano en la contención, si Lucas Biglia o Ever Banega.
Para Bauza la clave del éxito de su paso por el seleccionado estará en el “compromiso” de los futbolistas y en que crean en su idea. A la vez remarcó, en una entrevista con TyC, que lo “deja tranquilo” el “compromiso” que los jugadores “tienen por esta camiseta” y agregó después que, si logra que ese “compromiso sea fuerte” con su idea, “ni siquiera” tendrá que hablar “porque ellos (los futbolistas) solos se acomodan” para hacer un conjunto equilibrado.
El primer escollo para el seleccionado de Bauza será Uruguay, el jueves de la semana próxima en Mendoza, y el entrenador ya avisó que conformará “un equipo que trate de romper esas dos líneas de cuatro” que plantea siempre el conjunto charrúa.
Consultado por su encuentro con Messi en Barcelona, el Patón contó que apenas terminó la reunión supo que el mejor jugador del mundo aceptaría seguir en el seleccionado, porque lo vio “muy comprometido con la camiseta. Sabe todo y cuando lo vi tan comprometido, la sensación que me dio es que estaba adentro”.
Pasaron apenas unas semanas desde que fue confirmado como reemplazante del Tata, pero aún no ha podido “disfrutar” debido a que “mi cabeza está a mil” pensando en los compromisos que tiene encima.
“Pensé que iba a poder disfrutar de algo, pero fue todo lo contrario, porque mi cabeza fue a mil. Estoy feliz sabiendo de la gran responsabilidad que uno tiene. Uno se ha preparado toda la vida para esto, estoy tranquilo, pero con mucha responsabilidad”, agregó el ex jugador y técnico de Central, que rescindió su contrato con San Pablo (Brasil) para cumplir el sueño de conducir a la selección argentina.

Deja un comentario