07 de febrero de 2017

Sin nueve ni plata: Osella pidió un delantero pero aún no hay nada en firme

Osella pidió un delantero que sea la alternativa de Scocco para afrontar la continuidad del campeonato. Hasta el momento no se barajan alternativas y, además, la entidad continúa con la crisis económica.

Diego Osella pretende un nueve y lo expresó con claridad en la última conferencia de prensa. “Necesito un delantero más”, dijo con contundencia. Y esa frase llegó con fuerza a los oídos de los dirigentes, que miraron hacia todos lados pero sin poder encontrar una respuesta a esa solicitud. ¿Por qué? Porque la realidad económica del club es pésima. Así de simple y contundente. No hay un peso ni tampoco muchas maneras para recaudar. Encima arrancó otro mes, tiempo de abonar los sueldos y el problema es el mismo de los anteriores. ¿Cómo hacer frente a esos pagos? De venta de jugadores ni hablar, porque no cuenta con demasiado material y tampoco la CD ni el cuerpo técnico quieren desarmar el equipo. A esto hay que sumarle que en los últimos años no surgieron muchos juveniles, un poco porque no hubo una apuesta firme en ese sentido y tampoco aparecieron valores destacados ni la última gestión sacó futbolistas para poner en primera. Un combo de más desaciertos que aciertos.   El quid de la cuestión está en que el DT se quedó sin un nueve de relevo, sólo está Ignacio Scocco. Después debería recurrir a las inferiores y ahí cuenta con Matías Tissera, quien espera por una oportunidad. Newell’s debe empezar a mostrar juveniles de cara al futuro porque en esta situación no puede continuar. El sustento de todo club pasa por las transferencias y en los últimos años no tuvo una operación importante (una de las más valiosas fue la de Ezequiel Ponce en 2015). En los últimos mercados de pases no pudo vender y ese es uno de los reclamos del juez que lleva adelante el paraguas judicial, que según trascendió había acordado en la gestión Jorge Riccobelli que la entidad “vendiera dos futbolistas por año para equilibrar las cuentas”. Eso no sucedió y hoy la situación económica es prácticamente caótica.   ”Es el momento de hacer un esfuerzo”, agregó Osella en su súplica para quedar conforme de cara a la continuidad del torneo. Maximiliano Fornari era uno de los apuntados, pero desde el Parque lo dieron de baja. Si no hay dinero tampoco parece que hay autorización de la Justicia para seguir endeudándose. Una lógica pura si se mira de un lado, el del que controla los números. Y diferente desde otro sector, el del cuerpo técnico que quiere mantener el andar mostrado en el último semestre de 2016. Más aún después de que se hablara en la temporada de ir por más y pelear por el título.   Si todo continúa como hasta ahora y no llega el atacante reclamado, uno de los pedidos sería que aparezca un sincericidio y desde el club se baje el mismo mensaje del año pasado. Ese que indicaba “sumar puntos para engrosar el promedio”.   El mundo del fútbol argentino es caótico y hasta el momento no hay un rumbo marcado. Los clubes transitan por caminos sinuosos y, salvo contadas excepciones, arrastrando una deuda sideral que con el paso de los días se sigue acrecentando. Newell’s ya venía con una pesada mochila que aún sigue sosteniendo. Y encima cada vez con mayor peso.Los leprosos, otra vez al ruedo El plantel rojinegro ayer volvió a los entrenamientos en Bella Vista para dar comienzo a otra semana de trabajo mientras se prepara para otro amistoso, en este caso frente a los sabaleros. Hoy volverá a trabajar en el mismo lugar para seguir con la rutina de ejercicios físicos y futbolísticos.

Deja un comentario