13 de diciembre de 2016

Por lo menos 60 rosarinos fueron estafados con entradas para el clásico River-Boca

Un falso representante de filial cobró 2 mil pesos por pasajes y tickets para ese clásico. Estiman que la maniobra total rondaría los 300 mil pesos

Por lo menos 60 personas fueron estafadas por un falso representante de una filial de River Plate en Rosario, que montó un departamento en la zona norte y vendió pasajes en micro y entradas para el clásico que se disputó el domingo pasado, en el Monumental de Núñez. Luego de cobrarles 2 mil pesos por cada pasajero, desapareció sin dejar rastros, provocando la bronca e indignación del grupo de simpatizantes millonarios rosarinos que fue engañado. Según estiman, podrían aparecer más damnificados porque también habría vendidos pasajes y entradas para el duelo del próximos jueves, por la final de la Copa Argentina, que se jugará en la ciudad de Córdoba. Con este escenario, calculan que se podría haber llevado alrededor de 300 mil pesos. Los perjudicados por esta maniobra, se dejaron llevar por el modo de operación que estableció este delincuente a través de una página en Facebook y una amplia folletería que promocionaba este servicio a través de la “Agrupación Rosario de River” y lo definía como “el partido del año”. “A mi me lo acercó un amigo y ambos creímos en lo que nos ofertaban. Estamos muy enojados y queremos que se sepa, porque le puede pasar a cualquiera”, le confió a este diario uno de los engañados. La propaganda ofrecía el traslado en un micro de 58 pasajeros, la salida estaba anunciada para las 8 del domingo desde la estación de servicio frente al Alto Rosario, y prometía plateas medias de la tribuna General San Martín. En ese sentido, los 2 mil pesos abonados incluían el transporte, ida y vuelta, y la entrada al estadio. También comunicaron que el sábado, a las 10.20, se desarrollaría una reunión previa de coordinación “para repartir entradas y sacarse dudas”. A medida que iban llegando, este muchacho anotaba el nombre y apellido de los interesados, el número de documento, y cobraba los 2 mil pesos por adelantado, con la promesa de que el jueves traería las entradas a Rosario para distribuirlas. Lo cierto es que entre el lunes y miércoles pasado, este falso representante de la filial hizo su trabajo sucio, recaudó miles de pesos, y nunca volvió a aparecer. No dejó rastros ni siquiera en el departamento que utilizó para efectuar sus operaciones, una unidad que alquiló por días en la calle Vélez Sársfield al 200, a una cuadra de la comisaría 8ª. Fue tal el grado de exaltación de los estafados que el jueves, ya conscientes del daño que habían recibido en su buena fe, volcaron toda su bronca atacando esa vivienda de zona norte con proyectiles, rompieron los vidrios y se metieron dentro de la casa para prenderle fuego. Por lo que pudieron averiguar en primera instancia, el dueño del departamento no tendría nada que ver con la operación de estafa a la que fue sometido este grupo, pero las manifestaciones de ira iniciales recayeron de igual manera en esa vivienda. A metros de la comisaría 8ª. La gran mayoría de los damnificados fueron padres con hijos varones que querían seguir de cerca el River-Boca, que luego finalizó 4-2 a favor de los xeneizes. El único que salió a tratar de dar una explicación ante los simpatizantes fue el titular de la vivienda que utilizó el estafador, que comentó que hace tres días que no duerme porque él también fue engañado en su buena fe. “Es increíble que haya gente que se meneje de esta manera. Queremos que otras páginas de hinchas de River, o de otros clubes, sepan que les puede pasar esto. Que estén muy atentos porque hay gente que se aprovecha de estas situaciones”, recalcó uno de los estafados. De acuerdo a la denuncia de estos hinchas, pueden seguir apareciendo otros estafados porque se habrían vendido pasajes y entradas para la final de la Copa Argentina, entre River Plate y Rosario Central, que se realizará el jueves en Córdoba.

Deja un comentario