05 de enero de 2017

Plata quemada

La mayoría de los clubes de la ciudad tiene atrasos salariales, algunos más y otros menos. La AFA no responde

El fútbol está en bancarrota. No es de ahora, si no que viene de arrastre. Los clubes intentan resistir, aunque se encuentran acosados por las deudas. Las que no pueden afrontar y van pateando la pelota para adelante. Muchas veces por la situación económica del país que deriva en esta situación, pero otras tantas por las malas administraciones. Con dirigentes que cometen errores a veces por inoperancia y en otras ocasiones quién sabe por qué (o sí). Hoy la falta de dinero es intensa, la crisis cada vez más importante y las entidades de la ciudad en su gran mayoría no escapan a esa realidad. Newell’s no inició la pretemporada por el atraso salarial, aunque está en proceso de arreglo y hoy el plantel entrenaría (ver página 4). Central, que pone primera hoy a la tarde, está prácticamente al día en cuanto a salarios. Central Córdoba tampoco puede cumplir a tiempo y arrastra una demora en los pagos, mientras que Argentino y Tiro Federal están en otras categorías y con compromisos de pago muy diferentes. La entidad de Arroyito —al igual que Boca y River, entre otros pocos— hoy transita por un momento diferente al resto, no sólo por los ingresos de ventas si no también por cuotas societarias y abonos a plateas. “Por suerte estamos en condiciones de afrontar los pagos de jugadores, proveedores, impuestos y demás”, dijo el tesorero Roberto Fattal, sin ahondar en demasiados detalles. Lo cierto es que el canalla le adeuda al plantel algo más de un mes y tiene la cuenta en cero con la AFA. El caso de Ñuls entró en mora por el dinero que la AFA le debía depositar (como a todos los clubes), algo más de seis millones de pesos, y que era para pagar dos sueldos a los futbolistas y achicar la deuda de cuatro meses. Ahora la dirigencia le abonará mañana uno y queda pendiente ese dinero afista. En cuanto a la deuda con la casa madre del fútbol argentino los rojinegros no están en mora porque “la estamos saldando con un plan de pagos”. En Tablada los futbolistas recibieron el pago antes de irse de vacaciones y “suman dos meses adeudados y aguinaldo”. Dentro de la normalidad de un fútbol anormal, con muchos problemas, sin conducción ni panorama claro de resolución. Encima, con incertidumbre sobre el arranque del torneo que ya no será la primera semana como estaba estipulado. Las situaciones de Argentino y Tiro Federal son diferentes. El presidente del salaíto, Daniel Mariatti, contó que “los futbolistas cobran viáticos, no hay contratos. Todo fue convenido de palabra antes del inicio del torneo. Lo que hacemos es pagar por partido y antes de que se juegue el siguiente”. Igualmente, la AFA también está en mora como sucede con el resto de las instituciones. La crisis golpea. El dinero no abunda, las deudas se multiplican y el panorama es incierto, aunque es cierto que a la larga el fútbol siempre vuelve. A pesar de tantos desmanejos que se hacen y los ingresos millonarios a través de transferencias (esto sucede en los grandes de la ciudad), las arcas casi siempre aparecen vacías. Como consecuencia de gastos onerosos en contrataciones de refuerzos que no son tales o gastos superfluos porque total se hace con moneda ajena. Y así se quema la plata, que después otro tendrá que encontrar y/o resolver.

Deja un comentario