08 de marzo de 2016

Piden juicio para “Guille” Cantero como líder de una banda criminal

Al banquillo por asociación ilícita. Lo requirió un fiscal provincial que además acusó a otras seis personas de integrar una asociación ilícita. Irán a proceso escrito.

El fiscal que impulsa la causa por la asociación ilícita que conforma la banda narcocriminal de Los Monos solicitó formalmente la requisitoria de elevación a juicio de siete integrantes del grupo, entre los cuales se le asigna el rol de jefe y líder a Ariel Máximo "Guille" Cantero. El escrito toma como fundamentos la desgrabación de las escuchas teléfonicas, el relato de testigos de identidad reservada e informes de organismos oficiales donde queda en evidencia la trama delictiva orquestada para concretar desde homicidios y extorsiones a amenazas, encubrimientos y sobornos, así como el ocultamiento de los bienes en manos de testaferros y acuerdos espurios con personal policial, en una clara estructura piramidal cuyo liderazgo se le endilga a Guille.

La emblemática causa de Los Monos que se tramita en los Tribunales provinciales de Rosario se encamina al juicio, luego de que el viernes pasado los fiscales Gonzalo Fernández Bussy y Carlos Covani elevaran un escrito al juzgado de Instrucción Nº 4, a cargo de Alejandra Rodenas, donde formalizan la acusación contra miembros de la banda con predominio en barrio Las Flores. Se trata de siete acusados cuyos trámites estaban atrasados respecto del resto: once personas ya cerraron condenas que rondan los tres años; otros 17 procesados _la mayoría empleados de fuerzas de seguridad_ ya cursan juicio escrito en el juzgado de Sentencia Nº 6.

En el primer tramo de documento se desgrana cronológicamente la actividad del grupo desde el homicidio de Martín "Fantasma" Paz, el 8 de septiembre de 2012, lo cual dio origen a la pesquisa. Pero no se menciona el asesinato de Claudio "Pájaro" Cantero, ejecutado frente a un boliche de Villa Gobernador Gálvez la madrugada del 26 de mayo de 2013. Un hecho imposible de soslayar en esta historia.

El requerimiento del Ministerio Público involucra a siete personas. Entre las que Guille Cantero —a quien también lo ubican según distintos interlocutores bajo el apodo de "Tarta" o "Roberto"— aparece imputado como jefe y líder del grupo junto a su padre Máximo Ariel Cantero "El Ariel", el fallecido Pájaro y su hermano prófugo Ramón Ezequiel "Monchi" Machuca.

Voz de mando. Según los funcionarios, Guille tenía predominio, decisión y voz de mando sobre sus subordinados. Explican que en las desgrabaciones de radios y teléfonos hay elementos suficientes para determinar que tenía un "neto poder de decisión" sobre personas bajo su mando, quienes obedecían las directivas que impartía él o través de sus subalternos.

Lo acusan de haber orquestado distintos hechos delictivos, como haber pagado 35 mil pesos a personal del Comando Radioeléctrico el 28 de mayo de 2013 para asegurar la liberación de Leandro Alberto "Gordo" Vilches, detenido tras el secuestro de autos de la banda, en pasaje Blanco 6160.

También se lo vincula de manera directa, junto a sus soldados Vilches y Jorge Emanuel Chamorro, en el homicidio mafioso de Diego Demarre. El dueño del boliche donde un día antes fue asesinado "Pájaro". Para los fiscales, fue un claro acto de represalia. El homicidio se investiga en una causa paralela impulsada por otro fiscal, Luis Schiappa Pietra, quien ya pidió juicio oral para Guille como ejecutor y sus dos laderos como partícipes.

Lo que tienen en común ambos pedidos fiscales es que son resultado directo de la caída de un juicio abreviado, cerrado entre partes, que les asignaba penas atenuadas. Un tramo de ese acuerdo fue rechazado y por eso las causas siguieron su cauce natural hacia el juicio. En este caso, sólo resta que la jueza Rodenas firme el decreto que lo eleva a Sentencia.

Para los fiscales, las escuchas teléfonicas sitúan a Guille Cantero "en el centro de mando de la asociación, ejerciendo un rotundo control", en una organización de "neto corte celular".

Danza de nombres. Además de Guille, la acusación involucra a su mujer, Vanesa Jaquelina Barrios, a Silvana Jésica Gorosito (pareja de Machuca), a Lorena Miriam Verdun (mujer de Pájaro), a Agustín Mario Ruiz (hermano de Mariano Ruiz, acusado de blanquear dinero del grupo). También están en la nómina de acusados Vilches (apuntado como lugarteniente y gerenciador de kioscos de droga), y Chamorro, señalado con jerarquía en Los Monos. La semana pasada fue apuñalado en una cárcel de la provincia de Neuquén donde está detenido por una causa federal. En ese proceso penal, tanto "Guille" como él fueron procesados por el juez federal Marcelo Bailaque por liderar una banda narco integrada por una veintena de personas.

Rol femenino. En la causa provincial, a Barrios se la describe como testaferro e inversora del dinero que obtenía el grupo mediante distintos delitos. Era propietaria de dos taxis, otros dos autos, dos motos, y dos inmuebles ubicados en Pérez y Granadero Baigorria de alto valor económico.

Le atribuyen además el encubrimiento agravado por su relación con Guille. "En esta asociación las mujeres tienen un rol más pasivo que los hombres. Se circunscriben a poner su identidad a disposición de la banda o a guardar armas", explican los fiscales.

La imputación es similiar en el caso de Gorosito, la mujer de Monchi Machuca, con autos e inmuebles a su nombre. El mismo cuadro enfrenta Lorena Verdún. Sobre las mujeres las autoridades no pasan por alto un dato social llamativo que tienen en común: "En contraste con esta buena situación económica nos encontramos con el informe del Ministerio de Desarrollo Social donde figuran como beneficiarias de los planes sociales Seguridad Alimentaria de Santa Fe, del plan Jefas y Jefes de Hogar, y Asignación Universal por Hijo".

Respecto a Ruiz, al igual que a su hermano, le endilgan ser prestanombre de Los Monos. Admitió conocer al Pájaro y le encontraron documentación de la Afip de Monchi Machuca. Tenía autos lujosos y una casa en Funes.

Ninguno de los acusados pudo justificar el patrimonio. Con matices, Vilches y Chamorro aparecen en un plano de igualdad por sus roles de peso en la banda. Al primero le secuestraron armas de grueso calibre (sin autorización para portarlas). Se lo sindica como partícipe, tenencia ilegítima de arma de fuego de guerra de uso exclusivo para instituciones armadas. Para Chamorro la acusación es sólo como integrante de la organización criminal.

Deja un comentario