13 de abril de 2016

Para Newell’s el triunfo es un resultado esquivo desde hace un año

El defecto que se hace costumbre lleva a perder su exacta dimensión. En el caso de Newell’s, cuesta creer que le haya costado tanto ganar en el último año calendario. Pero los números son irrefutables.

El defecto que se hace costumbre lleva a perder su exacta dimensión. En el caso de Newell’s, cuesta creer que le haya costado tanto ganar en el último año calendario. Pero los números son irrefutables. Apenas ganó 7 encuentros en estos 365 días. Todo un llamado de atención que requiere para el conjunto de Diego Osella en lo inmediato terminar de la mejor manera el torneo, para engrosar un promedio que por ahora no preocupa pero que no le permitirá descuidarse la próxima temporada. Y será para la futura comisión directiva encarar la tarea más ardua, de conformar un equipo que responda de manera bien diferente a lo que se está viendo en los últimos tiempos.

Osella y sus futbolistas tienen la responsabilidad de lograr que se interrumpa la racha sin triunfos, que ya lleva 7 presentaciones, aunque al actual entrenador le corresponden 6. Pero hacerlos cargo de todo no es justo. Este presente es el desencadenante de desaciertos varios, como fue la elección de entrenadores, incorporación de futbolistas que no estuvieron al nivel que requiere la camiseta rojinegra y la tardía o nula decisión de desprenderse de jugadores que cumplieron un ciclo en el club del Parque. Las cifras que aparecen en la infografía que acompaña esta nota reflejan esas equivocaciones. Que no son de los últimos doce meses, pero sí que se profundizaron en este tiempo.

Hace justamente un año, el 13 de abril pasado, Newell’s comenzó este ciclo negro que incluye 34 partidos, de los cuales solamente obtuvo 7 victorias. El resto fueron 13 empates y 14 derrotas. Aquel día es recordado porque la Lepra perdió con Arsenal por 3 a 0, luego le dieron los puntos al rojinegro por la mala inclusión de un futbolista rival, el juvenil Leandro Godoy, y finalmente le devolvieron las unidades al conjunto de Sarandí.

Desde ese encuentro, Newell’s logró sólo 34 unidades sobre 102 puntos. Si bien la tabla de promedios no es un tema que hoy lo preocupa porque tiene 15 equipos debajo, la cuestión puede ser bien diferente la próxima temporada.

Por lo pronto, en el torneo que viene Newell’s se quedará en la tabla de promedios sin los 56 puntos conquistados en la brillante temporada 2013/2014. Otra cuestión a tener en cuenta es si se confirma que habrá cuatro descensos en el próximo torneo.

En un plano hipotético, sin contabilizar al equipo que ascenderá de la B Nacional y descartando al que descienda, ya sea Argentinos o Sarmiento, si el torneo comienza hoy Newell’s tendría solamente ocho equipos con peor promedio.

Es más, la cuarta y última plaza por el descenso sería de Olimpo, apenas 9 puntos por debajo de Newell’s. Una diferencia ínfima.

Fecha tras fecha, desde hace 12 meses, al conjunto rojinegro le cuesta horrores la victoria. Tuvo un lapso en el que casi logró la mitad de esos triunfos, cuando superó a San Martín de San Juan (1-0), Estudiantes (2-0) y Huracán (2-0), entre la fecha 25ª y 27ª del torneo 2015, con la conducción de Lucas Bernardi. Ni antes ni después encadenó dos éxitos seguidos.

A Diego Osella le toca cargar con una herencia pesada, cuestión que tampoco lo desliga de este presente. Tanto el entrenador como los jugadores deberán recomponer la imagen de Newell’s para las siete fechas que restan para el final del torneo, incluido nada menos que el clásico en una semana y media. Sumar la mayor cantidad de puntos, lo que obviamente requiere victorias, es la tarea para que un segundo semestre que aparenta ser complicado pueda encararse algo más reforzado con el promedio.

Deja un comentario