24 de enero de 2017

Mónica Fein exigirá que se revea el decreto que traslada el feriado del 20 de Junio

La intendenta señaló que con esa medida “Macri comete un grave error histórico”. Legisladores santafesinos también criticaron la resolución

El viejo reclamo de los rosarinos para que el feriado nacional del 20 de Junio integrara la selecta partida de las fechas patrias inamovibles, que finalmente atendió una ley en el 2010, dio inexplicablemente marcha atrás por un decreto de necesidad y urgencia (DNU) firmado por el presidente Mauricio Macri. El gobierno “comete un grave error histórico”, afirmó ayer, “negativamente sorprendida”, la intendenta Mónica Fein, quien prometió llevar el pedido para que se revea la “lamentable” medida ante el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y ya empezó a compartir la preocupación con los legisladores nacionales de la provincia. Entre los diputados, varios adelantaron que harán escuchar su rechazo a que el Día de la Bandera sea trasladable. La intendenta opinó que el nuevo cronograma de feriados nacionales publicado ayer en el Boletín Oficial (ver aparte) parece traslucir “que lo que pasó en Buenos Aires, como el 25 de Mayo, es siempre más importante que lo que pasó en el interior”. Fein recordó además que el feriado fue decretado “trasladable” en 1994, durante la gestión de Carlos Menem, y a partir de entonces “todos los intendentes de Rosario reclamaron por un Día de la Bandera inamovible”, mientras hubo varios proyectos legislativos, incluso con el consenso de diferentes partidos, para que esa condición saliera por ley. “Pero en el 2010 el gobierno (de Cristina Kirchner) se adelantó y sacó la ley”, rememoró, al lamentar que ahora el feriado más importante en Rosario pierda su carácter inamovible, “justo cuando el Monumento a la Bandera cumple 60 años”. Por eso adelantó que planteará su oposición a la medida ante Frigerio, en una próxima reunión ya pactada para tratar el tema obras en la ciudad, y pedirá a los legisladores que si es necesario lleven el debate a las cámaras. “Ya hablé con (la legisladora socialista) Alicia Ciciliani y prometió acompañarnos en el reclamo”, afirmó. “Estoy en total desacuerdo con esta modificación del calendario “, redobló el diputado nacional por el Frente Renovador, Alejandro Grandinetti, quien prometió dar pelea legislativa junto a sus compañeros de bloque para que se retroceda con el decreto. Para Grandinetti, la medida sería sólo “trivial” sino fuera porque también encierra “desprecio”. Algo así, dijo, como “hacer un mapa de la Argentina y olvidarse de poner las islas Malvinas”, en obvia referencia al papelón protagonizado para las fiestas por el Ministerio de Desarrollo Social que encabeza Carolina Stanley. Otro que también se plantó contra la medida fue el diputado Marcos Cleri (Frente para la Victoria), quien cuestionó el “paquete” de DNU publicados ayer en el Boletín Oficial: el que modifica la ley de las Aseguradoras de Riesgos de Trabajo (ART) y el del cronograma de feriados, ambos “una cachetada” para los trabajadores en general y para la ciudad, medidas antipopulares que “atentan contra la historia” y el trabajo. “El decreto debe pasar por la Comisión Bicameral que presido, así que vamos a hacer el planteo porque nos parece inconstitucional que se pretenda pasar con un DNU por arriba de una ley vigente”, aseguró. En silencio Desde las filas del PRO reinó un silencio de radio. Y por más que La Capital intentó contactarse con los diputados nacionales Ana Martínez y Luciano Laspina, así como con otros referentes del espacio macrista a nivel provincial, como el también diputado Rodrigo López Molina y el presidente del bloque de concejales, Alejandro Roselló, nadie emitió opinión al respecto. La única voz cercana al PRO de las consultadas por este diario fue la del diputado nacional por la UCR Mario Barletta, socio del macrismo a nivel nacional, aunque también dentro del Frente Progresista. Barletta ponderó como “bueno” el DNU de Macri que fija un nuevo cronograma de feriados porque realiza “ajustes necesarios” y procura un “real cumplimiento de los 180 días de clase”. Aun así, Barletta sugirió dos cambios: que el 1º de Mayo no sólo conmemore el Día del Trabajador, sino también el de la (primera) Constitución Nacional, promulgada en Santa Fe en esa misma fecha de 1853, y que el 20 de Junio integre la lista de los no trasladables, junto al 25 de Mayo, el 9 de Julio y el 1º de Mayo. “Pienso que debería mantenerse por la importancia de la fecha para todo el país y en especial para rosarinos y santafesinos”, admitió, y prometió sumar su aporte para que “un nuevo decreto pueda modificar este”. Llegado el caso, opinó, el Congreso será “un buen escenario para albergar estos pareceres”. En su carácter de ex intendente de Rosario, el diputado provincial Héctor Cavallero calificó el traslado de los feriados del 20 de Junio, 24 de Marzo y 2 de Abril como parte de un “intento de colonización cultural, que tiende a desnaturalizar los elementos de la identidad nacional”. Y específicamente respecto del Día de la Bandera, lo definió como “un nuevo atropello al federalismo”. otros tiempos. Macri habla Fein aplaude, el año pasado, en el Monumento.

Deja un comentario