07 de diciembre de 2016

“Los primeros que entraron a pegarme fueron los dirigentes”

Claudio Elichiri, el árbitro salvajemente agredido por directivos, jugadores e hinchas de Sarmiento de Ayacucho, dio detalles de la jornada de terror que le tocó vivir en el Federal B. “La saqué re barata, hasta me podrían haber clavado un cuchillo”, confió

Las imágenes de la brutal agresión al árbitro Claudio Elichiri en una de las semifinales del Torneo Federal B entre Sarmiento de Ayacucho y Sansinena de General Cerri, siguen impactando y fueron el motivo por el cual el gremio Sadra decretó un paro que pone en riesgo la fecha del próximo fin de semana en todas las categorías del fútbol argentino. En Radio 2, el juez agredido contó que los primeros que entraron al campo de juego a golpearlo “fueron los dirigentes de Sarmiento de Ayacucho”.

“Acá estoy, mejorando de a poco; hoy me levanté con unos dolores por los golpes que recibí, pero ya estoy un poco mejor”, comentó Elichiri en el programa Zapping Sport (Radio 2).

El árbitro describió “hasta ese momento no pasaba nada, más allá que se jugaban el pase a una final para pasar al Federal A”. Y agregó: “Me piden un penal que para mí no existió y ahí se arma todo el lío”.

Elichiri detalló que “los primeros que ingresaron fueron los dirigentes de Sarmiento de Ayacucho, sacaron una pequeña puerta y liberaron el ingreso al campo de juego”.

“Para mí se quedaron cortos con la presencia policial, era un partido importante y en el momento que yo suspendo el partido no había más de cuatro o cinco policías”, recordó.

“Me tiraron al suelo y me pegaron por todos lados; me sacaron algunos jugadores de Sarmiento y también de Sansinena, si no, no estaría contando esto”, relató de forma muy cruda el árbitro.

Elichiri destacó que la furia de los presentes no se detuvo ahí: “Cuando yo estaba adentro del vestuario llovían piedras sobre el techo; había mujeres, dirigentes, un montón de gente y la policía no hacía nada por dispersarlos”, sentenció.

“La verdad que la saqué re barata, hasta me podrían haber pegado un botellazo en la cabeza o clavarme un cuchillo porque se metieron más de 200 personas”, finalizó.

Deja un comentario