15 de noviembre de 2016

La provincia impulsa subas de entre 25 y 32% en el impuesto inmobiliario

Enviará esta semana el proyecto a la Legislatura. El gobernador Miguel Lifschitz y el ministro de Economía provincial presentaron también reducciones en Ingresos Brutos para algunos rubros

El gobierno provincial enviará este miércoles a la Legislatura un proyecto de modificación tributaria que incluye un aumento de entre el 25 y el 32 por ciento en el impuesto inmobiliario para el año próximo. La iniciativa también incorpora reducciones en Ingresos Brutos para algunos sectores de la economía provincial.

Así lo informó este lunes en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno de Santa Fe el ministro de Economía, Gonzalo Saglione, acompañado por el gobernador Miguel Lifschitz, en la presentación de las conclusiones del trabajo de las comisiones que se constituyeron en el ámbito de la Subsecretaría de Ingresos Públicos, para definir cambios en la estructura tributaria.

Según detalló la periodista de Radio 2 Ivana Fux, el incremento del impuesto inmobiliario rural y urbano variará de acuerdo al valor catastral de las propiedades.

Las unidades rurales o urbanas de menor valor tendrán una suba del 25 por ciento promedio. Se estima que más del 75 por ciento de los contribuyentes están alcanzados en este grupo.

El resto, los de mayor valor catastral, tendrán un aumento del inmobiliario del orden del 32 por ciento.

Para que los aumentos comiencen a regir el año próximo deberán ser aprobados por la Legislatura provincial que tratará el proyecto de ley por separado al Presupuesto 2017 enviado oportunamente sin incrementos tributarios, tal como había anticipado Miguel Lifschitz.

Por otra parte, y como resultado del debate por la reforma de la estructura tributaria provincial en el que participaron entidades de diferentes sectores, se definieron algunas reducciones impositivas.

Es el caso de comercios que facturen entre 1 y 4,5 millones de pesos anuales que pasarán a pagar de 3,6 al 3,3 por ciento en Ingresos Brutos.

También las empresas de acopio de cereales con facturación anual menor a 20 millones de pesos se verán beneficiadas con una reducción de Ingresos Brutos de 0,25 a 0,20 por ciento.

El gobernador había anticipado que los cambios en los tributos avanzaría sobre la corrección de algunas distorsiones, y actualizaría valores del Inmobiliario de acuerdo a la inflación.

El pedido de aumentos impositivos se suma a los incrementos solicitados por las empresas provinciales de servicios públicos: la EPE propone una suba del 34,1% para 2017 y Aguas Santafesinas llamó a audiencias públicas para debatir una "actualización" superior al 80 por ciento.

Régimen simplificado

El ministro de Economía de la provincia, Gonzalo Saglione mencionó que “en primer lugar acordamos la creación del Régimen Simplificado para pequeños contribuyentes, lo que nos va a permitir dar una respuesta a 90 mil comercios y servicios de la provincia de Santa Fe, con rebajas en el monto de impuesto dependiendo de la categoría”.

El ministro destacó los consensos alcanzados en el seno de la comisión: “El impuesto sobre el que se hacen las modificaciones más significativas, que es el impuesto sobre los Ingresos Brutos, es el principal componente del sistema tributario provincial y provee más del 70 % de nuestros recursos. En ese impuesto, Santa Fe tiene aproximadamente 150.000 empresas que lo tributan y más de 100.000 serán beneficiadas con algunos de los cambios que proponemos”, agregó.

Del mismo modo, el titular de la cartera de hacienda mencionó que “en algunos casos, aquellos que facturan menos de un millón de pesos al año se verán beneficiados porque se les propone un régimen simplificado con reducciones y, en el caso de los que facturen entre un millón y 4,5 millones se les está reduciendo la alícuota de 3,6 % a 3,3 %. Esto significa un esfuerzo fiscal que asumimos desde del tesoro y que esperamos que pueda ser compensado con una mayor participación de los contribuyentes”, concluyó el funcionario.

"No es común ponerse de acuerdo"

Durante el acto de este lunes, el gobernador Miguel Lifschitz señaló que “no es común ponerse de acuerdo con las organizaciones de la producción en temas relativos a la matriz tributaria de la provincia”.

El mandatario provincial calificó como “muy valiosa la posibilidad de discutir estos temas, ponerlos arriba de la mesa, compartir información y escucharnos para poder compartir una mirada común sobre los problemas y un diagnóstico y, en definitiva, lograr un acuerdo que seguramente no satisface el cien por ciento a las entidades pero que es el resultado de ese diálogo y de una voluntad común de buscar consenso”.

“Todos somos responsables de que el Estado tenga el financiamiento que necesita y que se obtengan los recursos de la manera más equitativa posible, con la mayor justicia tributaria”, agregó el gobernador. “Todos somos responsables de tener una economía floreciente que se desarrolle, crezca, que genere más puestos de trabajo y en la que el Estado no debe ser un obstáculo, sino un socio estratégico en un proyecto común de desarrollo de la provincia”, dijo.

Deja un comentario