17 de diciembre de 2016

La Eempa que eligió llamarse “Mónica Chirife”

Por votación, estudiantes y profesores decidieron reconocer a una rosarina que luchó por la inclusión.

La Escuela de Enseñanza Media para Adultos (Eempa) Nº 1.037 culmina el año con la aprobación y designación de un nombre para su institución. Entre varias alternativas propuestas, la comunidad educativa eligió homenajear a Mónica Chirife, una rosarina que luchó contra la poliomielitis y permaneció vinculada a la educación. Muchos conocieron su historia a través del cortometraje “Madres con ruedas”, realizado por su esposo, el cineasta Mario Piazza. Tras cinco años de fallecida, su fortaleza y modo de afrontar la vida todavía cosecha recuerdos y reconocimientos como este. El Ministerio de Educación de Santa Fe aprobó recientemente la resolución presentada en julio de este año, que designa a la Escuela Nº 1.037 como Mónica Chirife. “Queremos que se conozca la historia de esta mujer, y por qué elegimos su nombre para identificarnos como escuela”, señala a La Capital Horacio Segura, director de esta Eempa. La iniciativa para que esta escuela tuviera un nombre y no se identificara sólo a través de un número surge tres años atrás. El educador relata cómo fue el proceso de selección y el recorrido que debieron transitar hasta finalmente obtener la designación de la nominación. “Empezamos a trabajar el tema y surgieron varios nombres que luego aunamos en tres: Arturo Illia, María Elena Walsh y Mónica Chirife, este último propuesto por la profesora Gabriela Manchini”, señala. Sin embargo, la normativa indica que para la determinación de un nombre deben transcurrir cinco de años desde el fallecimiento de esa persona y Chirife era la única que todavía no lo había cumplido. “De todas maneras decidimos esperar en el caso de que la comunidad votara su nombre, no íbamos a resignar esta elección simplemente por una cuestión formal”, destaca el director, anticipándose al resultado. Que no sean próceres Se presentaron las tres alternativas, hubo afiches y propagandas proselitistas, cada partido expuso y presentó la vida y trayectoria de su candidato, y luego se procedió a la votación. Participaron alumnos, ex alumnos, profesores, y entre casi 300 votos el nombre elegido fue Mónica Chirife. “Si hubiese sumado más votos cualquiera de las otras dos personalidades, la designación habría sido inmediata. Pero tuvimos que esperar casi tres años, que nos generó ansiedad y expectativa, pero valió la pena”. Entre los tres nombres preseleccionados, el de Mónica Chirife sin dudas era el menos conocido. “Esta bueno salir de los próceres y elegir a personas comunes que se destacaron, que dieron el ejemplo. Su historia logró despertar interés en la comunidad educativa, también por sus logros respecto a la inclusión cuando todavía no se tenía mucho en cuenta. Buscábamos a una persona que nos identificara como institución y tuviera relación con la educación para adultos”, continúa el directivo, y señala que Mónica cursó el bachillerato para adultos en los inicios de esta modalidad en el en el año 74 y formó parte de la primera promoción egresada de la Eempa Nº 1.165. “Estamos comprometidos con esta formación que no deja a nadie afuera”, destaca el referente de la escuela y abunda en la tarea de inclusión que se dan. Acto para el 2017 “Muchos de los que votaron ya no están, incluso los alumnos ya no son los mismos, por eso a principios de año vamos a exhibir la película que cuenta la vida de esta mujer, y tenemos planificadas varias actividades”. Segura explica que está previsto para principios del 2017 formalizar la designación y homenaje a Chirife en un acto del participará por supuesto su esposo, Mario Piazza. “Al enterarse de la noticia quedó conmovido por la repercusión de su película y la historia de su esposa, estos años nos mantuvimos en contacto con él, esperando finalmente el momento del nombramiento”. También estarán presentes, amigas y compañeras de Mónica que participaron de la película y compartieron esta lucha. Estudiantes y docentes de la Eempa 1.037 de San Juan al 3.600, que pronto se llamará “Mónica Chirife”.

Deja un comentario