18 de febrero de 2017

El túnel secreto del San José

Trinchera y centro de operaciones, el Monumental se presenta como un fuerte para la resistencia de Juan Salvo y compañía.

Tras enfrentar a los cascarudos teledirigidos, una de las batallas más impactantes de El Eternauta es la que se libra contra el invasor del espacio en la cancha de River. Trinchera y centro de operaciones, el Monumental se presenta como un fuerte para la resistencia de Juan Salvo y compañía. Quizás no haya sido un ataque extraterrestre el que tuvo en mente Matías Piccolo cuando escribió el recomendado libro “Contorno Don Bosco” (Editorial Municipal de Rosario), pero acierta allí cuando imagina que “en el hipotético y fantástico caso de que a Rosario la invadan, un fuerte de resistencia tendrá que ser esta casa de Don Bosco, sobre todo si tiene esos túneles con los que puede conectarse a otros cuarteles”. La fortaleza a la que se refiere es al Colegio San José, de Presidente Roca 150. Y lo de los túneles tiene que ver con el viejo mito que sostiene que existe un conducto subterráneo que conecta a la institución salesiana con el Colegio María Auxiliadora, ubicado a unas nueve cuadras de distancia y perteneciente también a la comunidad fundada por Don Bosco. Todos quienes alguna vez pasaron por las aulas del colegio escucharon, al menos de pasada, esa historia Otros sostienen que en realidad el corredor iba hasta el Colegio Virgen del Rosario (Salta y Ovidio Lagos). Ante tamaña distancia entre una institución y otra, algunos arriesgan que en realidad el paso subterráneo llegaría hasta el Colegio Nuestra Señora de Los Angeles (Tucumán al 1600). Ahí ya serían sólo dos cuadras. Pero, como en las anteriores hipótesis, manteniendo la idea de contectar por debajo de la ciudad a un colegio de curas con uno de monjas. EM_DASH¿Che, es cierto lo del túnel de San José? —Es un mito. Bah, al menos yo nunca lo vi. El cura joven lanzó una leve sonrisa cuando contestó la pregunta mientras caminaba por el patio del bachillerato. El gesto le salió porque, como admitiría más tarde, era la enésima vez que alguien le planteaba ese curioso interrogante. Tal vez la historia ancle parte de su verosimilitud en el hecho de que efectivamente en la histórica construcción hay subsuelos con depósitos y espacios donde se dictan talleres. O hasta una cripta debajo del templo mayor de Roca y Salta. Será por ello que el mito pasó de generación de generación. O como agrega Piccolo sea necesario que siga siendo un secreto públicamente desmentido “para el caso que estén los enemigos finalmente a las puertas de la ciudad”.

Deja un comentario