Director Diego Kaplan

Lucía y Ofelia jamás hubieran sido amigas, les tocó ser hermanas. Es el día de la boda de Lucía. Se casará con Juan, su pareja desde hace cuatro años. Carmen, la madre optimista y negadora, decide invitar a su hija Ofelia a la boda de su primogénita, queriendo poner punto final a la rivalidad entre las hermanas que llevan siete años sin saber una de la otra. Ofelia llega a al casamiento acompañada por su pareja, Andrés, ambos viven aislados en medio de la selva amazónica. Las hermanas vuelven a encontrarse, empujadas por deseos de otros. Vuelven así a quedar presas de esa trampa. Ofelia vuelve más calma pero más animal, primitiva, libre y peligrosa. Lucía, fuerte y territorial, se siente poderosa aunque hay algo que no puede controlar: el deseo de su marido. Ofelia y Juan se desean desde la primera mirada y así las hermanas se enfrentan a la naturaleza que las separó: Ofelia, la tormentosa, la frágil, también fue la más libre a la hora de explorar su sexualidad. Lucía siempre gozó a través de su hermana. La espió, fue voyeur y discípula. El encuentro entre Juan y Ofelia comienza como una fantasía perturbadora en las mentes de los tres, hasta que los cuerpos piden unirse. Las dos parejas viven una luna de miel compartida en La soñada, casa del acantilado. Allí, el sexo entre Ofelia y Andrés, y entre Juan y Lucía, se convierte en fuga, descarga y exorcismo pero las hermanas saben que están condenadas a desear a un mismo hombre.

Público:
Genero:
Director:
País: