27 de abril de 2016

Central abre esta noche en Brasil la llave de octavos de la Libertadores ante Gremio

El equipo de Chacho Coudet juega desde las 21.45 uno de los partidos más importantes de la última década. Buscará meterse entre los ocho mejores equipos del continente. Televisa Fox Sport.

Rosario Central jugará esta noche uno de los partidos más importantes de la última década, por el relieve del torneo, por el orgullo que podría significar sortear con éxito la llave de 180 minutos que se abre hoy ante Gremio y así meterse entre los ocho mejores del continente, pero fundamentalmente porque este equipo bravo que el Chacho Coudet formó a partir del 2015 construyó a fuerza de trabajo y compromiso el respeto de propios y extraños y merece seguir remando en el sueño de codearse con la gloria. Está claro que hoy la Copa Libertadores, más allá de la complejidad que reviste, está en el horizonte de lo posible, y no depende de nadie para seguir avanzando en la conquista de América. Con esta premisa la delegación auriazul arribó anoche a la húmeda y atrapante ciudad de Porto Alegre.

Que Central no llega en su mejor momento está clarísimo. Por eso el Canalla necesita volver a anclarse en un puerto futbolístico seguro, confiable y alegre. Es cierto que en el frente interno arrastra producciones flojas en las últimas presentaciones, que lo alejaron de su mejor versión y lo relegaron demasiado en la tabla de posiciones, pero este equipo que fue la sensación del año pasado y que arrancó bárbaro el 2016 no puede haber perdido la memoria.

Por mérito propio clasificó como primero en la zona 2 de la Libertadores y está entre los 16 mejores equipos del continente. En consecuencia, los muchachos de Coudet llegaron anoche a suelo brasileño con la misión imperiosa de recuperar la impronta de ser un equipo intenso, prepotente y ofensivo para afrontar el trascendental duelo de esta noche ante el siempre complejo Gremio, en el choque de ida por los octavos de final de la Copa Libertadores.

Así, Central tiene una cita con la reconciliación futbolística en el majestuoso Arena do Gremio. Necesita volver a sentirse amo y señor de los partidos. Y sabe que si sale bien parado del choque de ida, la semana que viene tiene la gran oportunidad de cerrar la llave en Arroyito, en su casa y ante toda su gente.

Es un hecho que hoy Gremio saldrá a atacar desde el minuto inicial, acompañado por una multitud que copará el remozado estadio. Querrá hacer pesar la localía y amedrentar al Canalla desde el vestuario mismo. Es consciente que necesita establecer la diferencia en casa porque en Arroyito el paisaje será diametralmente opuesto.

Mientras que Central esta noche tendrá que ser astuto para bajarle las revoluciones al partido en base a la tenencia de la pelota. Tiene jugadores para hacerlo, aunque deberán reconciliarse con la precisión. Por supuesto que las réplicas vertiginosas de contrataque cotizarán en alza. El Canalla sabe muy bien que convertir un gol o más será oro puro, ya que estas conquistas se cuentan doble en caso de igualdad de puntos luego de ambos juegos. Así no será menor agitar las redes brasileñas.

Está claro que si bien Central no se rinde en ninguno de los frentes, ahora en la Copa depende de sí mismo. Acá no tiene que mirar a ninguna tabla ni hacer cuentas. Son dos partidos a suerte y verdad y si levanta sus rendimientos individuales y logra poner en funcionamiento su aceitada maquinaria futbolística está en condiciones de ponerle el pie encima a Gremio al final de los 180 minutos.

El Canalla no la tiene fácil, pero buscará amarrarse a sus principales virtudes: presionar y atacar para poder capear el oleaje de las últimas producciones, que fueron intermitentes en cuanto a funcionamiento y resultados. La pelota y el fixture lo trajeron a una ciudad bautizada como Porto Alegre. Ojalá sea el puerto de la alegría canalla.

Podría definir propiedades

Fue difícil para Eduardo Coudet definirse por un torneo u otro. Tampoco tenía la obligación de hacerlo. Esta noche tiene una parada brava en Brasil, pero en los próximos días se le aclarará mucho el panorama al Canalla. Más por el torneo local que por la Copa Libertadores. Por eso el Chacho presionó para que el partido ante Gimnasia, por la 13ª fecha, se pasará para el lunes (se iba a jugar el sábado). Es que los líderes San Lorenzo (ante Independiente) y Godoy Cruz (frente a Arsenal) lo harán el sábado y en caso de obtener los tres puntos le sacarían 8 a Central (con un partido menos), con sólo nueve en juego. Si eso ocurre, es probable que el Chacho decida apostar por un equipo decididamente alternativo y así poner todo en la Copa.

Deja un comentario